Alimentos “trampas”

Los productos “dietéticos”

El marketing estos últimos años ha hecho que las dietas sean un mercado muy jugoso para las grandes marcas que nos venden todos tipos de productos “ligeros”, “sin materia grasa”, “sin azúcar”, etc etc…

Muchas veces estos productos, a parte de ser mucho más caros que los demás, con una trampa para nuestra dieta, y contribuyen a poner más kilos en nuestra báscula. Entre ellos :

– Los edulcorantes :

Los edulcorantes más comunes contienen sacarina o aspartamo. Estos productos sustituyen el sabor del azúcar, sin aportar casi nada de energía, por eso se utilizan mucho en las dietas.

Aunque los edulcorantes no aporten calorías, es recomendable intentar limitar su consumo, porque tal y como lo hemos dicho, deberíamos de desprendernos de la dependencia al azúcar, y eso implica desprenderse del sabor dulce en general, y del hábito de compensar nuestras frustraciones de cada día con la comida dulce. Si no podemos tomar el café sin azúcar, entonces podemos poner un poco de edulcorante, pero comer pasteles o todas clases de postres aunque estén preparados con edulcorante frenará nuestro adelgazamiento por las harinas que contienen.

De una forma general, los edulcorantes no son muy recomendables porque “engañan” a nuestro cerebro y a nuestro cuerpo con un sabor que no coincide con el aporte real en nutrientes. Como ya lo hemos dicho, el cuerpo siempre tiene tendencia a compensar y reequilibrar, por lo que la próxima vez que comamos azúcar de verdad, es muy probable que el cuerpo se lo quede todo hasta el último gramo!

– La leche desnatada, queso o yogures a 0% de materia grasa

Estos últimos años hemos estando diabolizando a la grasa. Hay que comer ligero, nada de aceite, nada de grasa, nada de nada. Pero si mis yogures no contienen grasa, qué contienen? Más azúcar. Si son de fruta, seguro. Si son naturales, más azúcar tambien, pero bajo la forma de lactosa.

En general los productos de “dieta” son un engaño. Contienen productos refinados igual que los demás productos, pero estos se disfrazan de “sín” y de “enriquecido en”, que no hacen más que desviar nuestra atención de lo que son realmente : productos de alto indice glucémico.

Las salsas

Cuando vamos con buenos propósitos, orientamos nuestras elecciones hacia las verduras : verduras a la plancha, verduras gratinadas, ensaladas, etc… Todo lo que contenga la palabra “verdura” nos parece adecuado. Pero si analizamos un poquito más veremos :

Verduras a la plancha : muchas veces van con all i oli industrial, que contiene almidon de maíz para espesar la salsa. Las verduras gratinadas van con una bechamel hecha con harina de trigo refinada. La ensalada va aliñada con esta buenísima salsa vinagreta preparada con mahonesa que contiene…almidón.

Las salsas son un enemigo invisible : están en todos los sitios, y parecen inocentes. Si las evitamos, conseguiremos prescindir de muchos glúcidos inútiles.

El maíz – los corn flakes

Aunque el maíz es un cereal “natural”, tiene un indice glucémico muy elevado, que hace de él un alimento no deseable en nuestra dieta, particularmente bajo la forma de Corn Flakes (IG 85). Si se consume fresco baja bastante de índice, pero sigue siendo bastante elevado.  Si comes corn flakes por la mañana, mejor cámbiate a müsli, que además de más variedad, te proporcionará más fibra y más vitaminas.

Muchos paises utilizan la harina de maiz para realizar tortitas (para enchiladas, etc), pero si tenemos la posibilidad,  mejor elegir las tortas de trigo que son más adaptadas a la hora de controlar el peso. El maíz se suele desaconsejar a los diabéticos, y el hecho de que se utilice para engordar rápidamente al ganado nos debe de hacer pensar sobre sus propiedades nutricionales.

El pan

El pan es un alimento que se encuentra en todas las culturas desde el principio de los tiempos, bajo todas las formas. Siempre ha sido el alimento básico, la base de la alimentación, entonces cuesta pensar que deberíamos quitarlo de nuestra dieta.

Por otro lado, las harinas han evolucionado : el pan oscuro que comían nuestros abuelos no es el pan de molde blanco inmaculado que comen los niños de hoy. Se añaden todo tipo de productos al pan : glucosa, maltosa, leche, almidón…para que sea más blando, más blanco, y más dulce. Por eso lo más recomendable es limitar su consumo al desayuno (donde necesitamos más energía), y asegurarnos de que siempre sea de buena calidad, es decir : integral. Prescindir del pan blanco es evitar ingerir un alimento de un indice glucémico de 90, o sea casi equivalente al nivel de glucosa puro…

Las patatas fritas

Otro alimento muy peligroso para nuestra dieta, dado que tiene un indice de 95. La patata, aunque se pueda considerar como una verdura “natural” contiene una cantidad alarmante de almidón, que hace que se dispare nuestra insulina cuando la comemos. Es mejor evitarla en general, y más cuando viene bajo la forma de patatas fritas, ya que todo el agua se ha evaporado en la cocción y sólo quedan almidón y aceite.

Estos dos últimos alimentos (pan blanco y patatas fritas) son las estrellas de los restaurantes de comida rápida, y todos conocemos sus efectos sobre nuestra silueta, por lo que es recomendable olvidarnos de ellos para siempre. No presentan ninguna virtud dietética y son un peligro para nuestra salud, mejor mantenerlos alejados de nuestras comidas! Si los debiéramos de comer, siempre tendríamos que acompañarlos de una gran cantidad de fibras para limitar su efecto (una ensalada grande por ejemplo sería una manera de limitar los daños!).