El alcohol y los aperitivos

El aperitivo siempre es un momento agradable!

El alcohol contiene mucho azúcar. Cuanto más fuerte sea, más azúcar, por eso es recomendable evitar todo tipo de whisky, Vodka, etc, y preferirles una copa de vino o de cava. Con la misma regla de antes, siempre será mejor empezar a tomar nuestro vino después de haber comido algo, porque el azúcar del alcohol se diluíra en la comida. Si en cambio lo consumimos solo, hará subir nuestra insulina, haciendo que cualquier cosa que comamos después sea asimilada por nuestro cuerpo hambriento.

Cuando nos invitan a una cena o un aperitivo, tenemos dos opciones :

1/ Comer un poquito antes : una sopa, una ensalada, unas avellanas o frutos secos, algo que permitirá que el alcohol que vayamos a tomar se pueda diluir en nuestro estómago. Es la opción más prudente y más cómoda. Cuanto menos hambrientos lleguemos al aperitivo, más fácil será resistir a las tentaciones.

2/ Mojar los labios en nuestra copa sin beber mucho, esperando a que nos sirvan la cena. Y cada vez que sea posible, intentar picar las cosas sanas que nos encontremos : aceitunas, tomates cherry, zanahorias con mahonesa, rábanos, tortilla, etc…evitando escrupulosamente las patatas chips, los nachos de maíz, los hojaldres u otras tartaletas hechas con harinas.

Los pica picas son la perdición de esta dieta, ya que casi todas las propuestas que se encuentran en el comercio están hechas a base de harinas, almidones y azúcares de todos tipos! Por eso hay que ir con mucha prudencia, anticipando y equilibrando nuestros excesos. Sin obsesionarse, pero vigilando!