Y tú, ¿qué desayunas?

Un desayuno equilibrado!

Lo sabemos todos, el desayuno debería de ser la comida más importante del día. Esto no quiere decir que se pueda comer de todo.

Lo tenemos comprobado, el desayuno siempre es un momento de tentación para tomar carbohidratos malos. Estos cruasanes que vemos en la panadería, o los bocadillos apetitosos que no tomaríamos a las 11 para almorzar en el bar con un café con leche son alimentos que nos cuesta evitar, porque todo el mundo los toma, siempre los hemos tomado, y nos parece que sin ellos no vamos a tener la energía suficiente para empezar el día. No obstante, existen alternativas que nos llenarán de energía para muchas horas y que dejarán nuestro paladar más que satisfecho.

Te gusta lo dulce para desayunar?

Eres de los que se toman un “cacaolat” y un donut? Verás qué fácil es sustituirlos por algo más sano. Las bebidas de chocolate del comercio contienen mucho azúcar, y además la mayoría del tiempo, la leche va diluida con agua. Si te gusta tomar una taza de chocolate por la mañana, puedes elegir polvo de cacao puro (sin azúcar añadido), tipo Van Houten, y añadir un poco de edulcorante. Evitarás que tu nivel de insulina se dispare ya a estas tempranas horas de la mañana.

Los donuts, cruasanes, magdalenas, u otros panes de molde representan lo peor que le puedas dar de comer a tu cuerpo por la mañana. Una hora después tendrás hambre y te morirás por comer más dulces, y empezará el círculo infernal. Evítalos, te sentirás mejor y con más energía.

Entonces qué puedo comer?

Un desayuno equilibrado!

Con qué puedes sustituir estas pastas? Si te gustan las magdalenas, puedes hacerlas tu mism@ aunque tengas muy pocas nociones de cocina : por ejemplo tienes aqui dos recetas ligeras y muy fáciles de preparar : unos muffins de zanahoria, y por ejemplo estas tortitas de avena que encontré en internet, dentro de las miles que se pueden encontrar buscando “tortitas de avena”, o “muffins de copos de avena”, o “galletas de avena”. La avena tiene que ser integral, claro. Tanto las magdalenas como las tortitas se conservan varios días! Las puedes hacer el domingo para la semana.

Te gustan los creps? En pocos minutos puedes confeccionar unos “pancakes” con la mitad de harina integral, mitad de harina de garbanzo, un poco de leche y de agua. Unas gotas de edulcorante y de aroma de anís o vainilla te ayudarán a conservar el toque dulce de tus desayunos, sin nada de azúcar. Para un desayuno aún más “gourmet”, puedes hacer gofres, eso sí, saludables, es decir sin azúcar y siempre utilizando harina integral, por ejemplo estos gofres de calabaza. Poco a poco verás que con un poco de creatividad se puede disfrutar de estos “dulces” sin nada de culpabilidad.

Te gusta el pan? Puedes comprar (o mejor confeccionar tu mismo con una máquina de pan) un pan integral, con 100% de harina integral. Añadele mermelada sin azúcar (o baja en azúcar, limitando las cantidades), y tienes unas deliciosas rebanadas que nada tienen que envidiar al bocadillo de pan blanco.

Si no desayunas por la mañana, y prefieres almorzar a las 11, te puedes llevar un “snack” sano para media mañana : unas rebanadas de pan integral son muy fáciles de transportar. O un bocadillo hecho con pan de verduras…o una porción de quiche integral también.

No has desayunado esta mañana, no te has traido nada, y te mueres de ganas de comprar algo en la máquina de Vending? Opta por lo menos peligroso : palillos integrales, yogúr líquido, galletas sin azúcar, frutos secos, o bebida sin azúcar. Cualquier cosa será mejor que una palmera de chocolate o unas galletas o magdalenas industriales.

Lo mejor es desayunar suficiente para poder esperar hasta la comida, pero por si acaso, siempre va bien llevar en el bolso o en algun cajón de la oficina un “comodín” : una manzana, una bolsita de almendras o avellanas, una compota de fruta, algo que se pueda conservar y que puedas tener siempre a tu alcance en caso de emergencia!